El acoso al Juez Garzón: Caso de los gastos para los cursos de la Universidad de Nueva York archivado por prescripción

El juez Balatasar Garzón ha sido, en efecto, absuelto por los cargos contra él en el caso del los gastos de Nueva York. Los reportajes y comentarios que siguen son claros y contundentes:

“Porque Marchena, aunque no son los hechos probados de una sentencia, da por acreditado que Garzón cometió un delito de cohecho impropio del artículo 426 del Código Penal, del que tras el archivo ya no puede defenderse.”
–Natalia Junquera, “Dívar defiende en el Congreso la “honestidad” de los jueces del Supremo: El presidente del Poder Judicial responde a las críticas de los diputados de izquierdas a la condena a Garzón y el PP dice que habría que castigarlas,” El País, 13 de febrero de 2012.

–José Yoldi, “El juez archiva por prescripción la causa de Garzón por los cursos de Nueva York: El fiscal consideraba que los hechos no eran constitutivos del delito de cohecho pasivo impropio,”El País, 13 de febrero de 2012.

–Julio M. Lázaro, “El fiscal general no ve cohecho en los cursos y estudia recurrir por las escuchas,” E País, 14 de febrero de 2012.

Es de especial relevancia notar que el juez Marchena formaba parte de la sala que condenó a Garzón por prevaricación en el caso de las escuschas Gürtel. Los intentos de Garzón de recusarlo fueron rechazados.

El magistrado Manuel Marchena también forma parte de ese mismo tribunal que condenó a Garzón y es el instructor de la causa por el cobro de los cursos de Nueva York. Justamente ayer, después de dos años de investigación y con Garzón ya condenado por las escuchas de la Gürtel, Marchena dictó un auto archivando la causa por prescripción. “Marchena es un perfecto ignorante y tiene una absoluta mala fe”, dijo Jiménez Villarejo, después de recordar que el fiscal había invocado reiteradamente la prescripción de la causa y no se le hizo caso. Durante este tiempo, dijo Villarejo, “Marchena ha interrogado e investigado de manera humillante el patrimonio de Garzón y su familia para acabar concluyendo que el supuesto delito está prescrito, lo que ya se sabía desde el principio”, apostilló el exfiscal anticorrupción.

En su opinión, el Tribunal Supremo español es “un ejemplo de la mala fe que vulnera las leyes fundamentales del Estado”, porque Garzón ha sufrido una “persecución sistemática y perfectamente orquestada” desde ese tribunal. “Ha sido planificada y calculada al milímetro”, dijo Jiménez Villarejo, después de recordar cómo se alteró el calendario lógico de los juicios para poder celebrar primero el caso de las escuchas de la Gürtel a pesar de que la instrucción de los crímenes del franquismo estaba concluida mucho antes.

Pere Ríos, “Varela no investigó la Operación Nécora y Marchena es un ignorante: El exfiscal Jiménez Villarejo censura con dureza a dos jueces que condenaron a Garzón, El País, 14 de febrero de 2012.

Otro comentario agudo es ofrecido por José María Izquierdo,

El juez Marchena quizá padezca –pobrecillo- un grave problema de discalculia, que ya saben que es una menor maduración a nivel cerebral de las áreas relacionadas con el procesamiento numérico. Porque no es fácil entender que sea ahora cuando se dé cuenta de la prescripción. Porque él bien sabía, desde un primer momento, hace más de un año, lo que él mismo recoge en la sentencia. A saber: “El último de los pagos efectuados por el BBVA se realizó con fecha 17 de mayo de 2006. La querella entablada por la acusación popular y que dio origen al presente procedimiento fue presentada con fecha 12 de junio de 2009, es decir habiendo transcurrido 3 años y 25 días desde la comisión de los hechos, por tanto, rebasando ya el plazo prescriptivo”. Da igual. Mientras, hemos podido echar paletadas de zulla, bostas y chirles sobre la espalda del juez felón. Si además hacemos un auto contando todas nuestras apreciaciones, y rechazamos una por una todas las pruebas que intentó presentar la defensa, estamos en buena línea para poder escribir este párrafo: “Por cuanto antecede, procede declarar prescritos los hechos denunciados y que han sido calificados [¡por él mismo!] como constitutivos de un delito de cohecho impropio del artículo 426 del CP”. Y justo a continuación, lo siguiente: “No ha lugar a la apertura del juicio oral”.
–José María Izquierdo, “Cautivo, desarmado y prescrito,” El País, 14 de febrero de 2012 (Ojo de Izqierdo blog)

No hay nada que agregar.

***

Finalmente, cabe señalar que Torres-Dulce fue también removido de su cargo en 2005 como resultado de un cambio de gobierno, lo que da lugar a una cierta esperanza que sea especialmente sensível en casos en los cuales se hubieren entrado móviles políticos o personales.

Véase Archivo, “Conde-Pumpido releva al fiscal del Supremo que lleva casos de aforados: El fiscal general sustituye a Eduardo Torres-Dulce con el voto en contra del Consejo,” El País, 8 de junio de 2005.

El Observador Incisivo

(The Trenchant Observer)

observer@trenchantobserver.com
twitter.com/trenchobserv

About the Author

The Observer
"The Trenchant Observer" is edited and published by The Observer, an international lawyer who has taught International Law, Human Rights, and Comparative Law at major U.S. universities, including Harvard, Brandeis, the University of Pittsburgh, and the University of Kansas. He is a former staff attorney at the Inter-American Commission on Human Rights of the Organization of American States (IACHR), where he was in charge of Brazil, Haiti, Mexico and the United States, and also worked on complaints from and reports on other countries including Argentina, Chile, Uruguay, El Salvador, Nicaragua, and Guatemala. As an international development expert, he has worked on Rule of Law, Human Rights, and Judicial Reform in a number of countries in Latin America, the Caribbean, Africa, the Middle East, South Asia, and the Russian Federation. In the private sector, The Observer has worked as an international attorney for a leading national law firm and major global companies, on joint ventures and other matters in a number of countries in Europe (including Russia and the Ukraine), throughout Latin America and the Caribbean, and in Australia, Indonesia, Vietnam, China and Japan. The Trenchant Observer blog provides an unfiltered international perspective for news and opinion on current events, in their historical context, drawing on a daily review of leading German, French, Spanish and English newspapers as well as the New York Times, the Wall Street Journal, the Washington Post, and other American newspapers, and on sources in other countries relevant to issues being analyzed. The Observer speaks fluent English, French, German, Portuguese and Spanish, and also knows other languages. He holds an S.J.D. or Doctor of Juridical Science in International Law from Harvard University, and a Doctor of Law (J.D.) and a Master of the Science of Law (J.S.M.), from Stanford University. As an undergraduate, he received a Bachelor of Arts degree, also from Stanford, where he graduated “With Great Distinction” (summa cum laude) and received the James Birdsall Weter Prize for the best Senior Honors Thesis in History. In addition to having taught as a Lecturer on Law at Harvard Law School, The Observer has been a Visiting Scholar at Harvard University's Center for International Affairs (CFIA). His fellowships include a Stanford Postdoctoral Fellowship in Law and Development, the Rómulo Gallegos Fellowship in International Human Rights awarded by the Inter-American Commission on Human Rights, and a Harvard MacArthur Fellowship in International Peace and Security. Beyond his articles in The Trenchant Observer, he is the author of two books and numerous scholarly articles on subjects of international and comparative law. Currently he is working on a manuscript drawing on the best articles that have appeared in the blog.